Páginas

miércoles, 19 de julio de 2017

PARTIDO POPULAR Y CIUDADANOS ¡TANTO MONTA, MONTA TANTO!


LAS VÍCTIMAS DE GUERNICA Y SU VERDUGO









 
¡Que caigan las máscaras y los adefesios!

¡Franquistas de toda la vida!

DE APERITIVO "LAS CLOCAS DE INTERIOR"



¡ESPAÑA UNA GRANDE Y LIBRE!


PARTIDO POPULAR CIUDADANOS PARTIDO 

POPULAR CIUDADANOS PARTIDO POPULAR











 



ÁLBUM FAMILIAR













 








GUERNICA
PABLO PICASSO


Editor: Pedro Taracena Gil



martes, 18 de julio de 2017

SUSANNA GRISO

Por Pedro Taracena Gil

       

Una de las musas de la derecha española recibe un galardón periodístico

                                         

Susanna Griso ha recibido el premio Eisenhower de Periodismo. Lo recibió en el Instituto Cervantes de Nueva York de la mano del presidente de la Fundación Eisenhower por su "defensa de la libertad de información”.


Hasta aquí la reseña del evento. En algunas entradillas se hace referencia a la libertad de expresión y en otras a la libertad de información. Ambos términos hacen referencia a los artículos 10 y 20 de la Constitución Española. Dejando atrás la obviedad de que durante la dictadura no hubo liberad en ningún sentido del término, los medios de comunicación en la Transición, renovaron el pacto de apoyo y vasallaje, al poder oligárquico y al poder político, sin distinción. La prensa, radio y televisión, tanto privados como de titularidad pública, se han financiado y se financian por canales ajenos al lector, oyente o espectador. Es decir, sin acudir a la autofinanciación.
El dinero les entra a través de la publicidad institucional, bancos propietarios de los medios, también imperios mediáticos supranacionales y grupos de presión interesados con líneas editoriales afines. En este campo de la  dependencia financiera caminan al unísono, los partidos políticos y los medios de comunicación. De ahí su dependencia de los poderes económicos y su falta de independencia. Durante la Transición hubo maridajes escandalosos entre el Gobierno y el grupo Prisa, por ejemplo. Y en nuestros días las correas de transmisión a favor del Régimen del 78, de los medios escritos, los canales de televisión y las emisoras de radio, son patentes. Hay una pléyade de impostores del periodismo constituidos por tertulianos nada especializados o especializados en la propaganda institucional, que reciben de sus redacciones correspondientes, el guión a seguir en los programas para mantener el mono debate generalizado.
En el caso de la presentadora galardonada, Susanna Griso, es un sarcasmo el decir que se mueve entre unos parámetros de libertad de expresión y de información, constitucionalmente hablando. Antena-3 TV, LA RAZÓN y el grupo, por no llamarles pandilla, de impostores del periodismo que nutren los diversos platós, lejos de ser merecedores de cualquier galardón periodístico, constituyen un  esperpento nacional ajeno a la pluralidad social, política y democrática de la España del siglo XXI.
La noticia de este premio me ha escandalizado tanto como el Premio Princesa de Asturias 2017 de la Concordia y el Nobel de la Paz 2017, ambos otorgados a la Unión Europea. El siguiente entrecomillado, ha corroborado mis temores: 

“La Fundación Eisenhower, es una asociación sin ánimo de lucro que promueve la defensa de la paz mundial a través del reforzamiento de los lazos entre Estados Unidos y el resto de países del mundo. Para la consecución de estos objetivos financia programas de formación en EEUU a personas que han demostrado extraordinarias dotes de liderazgo en el mundo de la empresa, la política, la universidad así como en el ámbito de las ciencias sociales y humanas.
Eisenhower Fellowships ha contado con prestigiosos presidentes. Actualmente su presidente es George de Lama. Anteriormente lo fue el general retirado Colin Powell y también lo han sido ex-presidentes de los Estados Unidos como George H. W. BushGerald Ford, o Secretarios de Estado como Henry  Kissinger o Donald Rumsfeld. Forman parte de su Board of Trustees los más destacados políticos (como Madeleine Albright) o cargos de las principales empresas de los Estados Unidos”.

Estos personajes y su pedigrí internacional, no son garantía y mucho menos exponentes, nada más y nada menos, que de la libertad de expresión y de la información. En España los medios de comunicación adolecen de muchos vicios y escasas virtudes. A Susanna Griso le han otorgado el premio por su fidelidad al dogma de la Santa Transición. Apoyado por el universo conservador de los EEUU de América. Esta insigne personalidad mediática se encuentra arropada por el corporativismo del gremio de voceros del Reino y boceras del Régimen del 78. Donde la autocrítica y la crítica a los colegas brilla por su ausencia. Lejos de ser el látigo del Gobierno de turno, se convierte en la musa del poder y hasta de los candidatos al poder.
El esperpento se consuma cuando el premio a la ínclita estrella de la pequeña pantalla, se le otorga en la sede del Instituto Cervantes de Nueva York.
¡Si Don Miguel levantara la cabeza!
Quizás doña Susanna no hay leído El Quijte


sábado, 15 de julio de 2017

LA FALTA DE POLÍTICA INDUSTRIAL DE LA XUNTA

La falta de política industrial de la Xunta lleva a Galicia a la irrelevancia en ese ámbito

 Foto: Pedro Taracena Gil
Por Isidoro Gracia
Exdiputado
En la prensa gallega  comienzan a abundar opiniones sobre una creciente preocupación por un cierto proceso de deslocalización hacia el Norte de Portugal, están justificadas.
Sin embargo los dos factores que se resaltan como gran atractivo para que algunas factorías se instalen del otro lado del rio Miño: salarios más bajos y suelo industrial barato son, en la mayor parte de los casos, factores de una importancia muy relativa, ya que su peso en la toma de decisiones de las inversiones es escaso, en relación con otros, que analizaremos más adelante, en incluso en sus marcos (factores humanos y  logísticos) de poca importancia.
Para comenzar el análisis hay que decir que cualquier decisión de inversión va a estar basada en un conjunto de factores, que podemos agrupar en tres marcos: físico, humano y político. Y se tomará si el conjunto, y no solo alguno de ellos, se adapta favorablemente al tipo de actividad que se pretende instalar.
Es evidente que para alguna actividad el marco físico es determinante, el naval va exigir el fácil acceso al mar (condicionante físico), pero su industria auxiliar no, por lo que la existencia de suelo industrial barato, en este caso y en cualquier otro, solo es relevante si está acompañado de acceso fácil a un sistema de transporte adaptado a los condicionantes logísticos de la factoría en cuestión, un suministro adecuado de energía y/o agua, adaptación a las cada vez mayores exigencias medioambientales, con saneamiento y eliminación de residuos garantizados.
Así pues el disponer de, según expresión de un portavoz de la Xunta, “suelo a precios de saldo” es simplemente eso: una simpleza.
El tema de los salarios se sitúa en el marco del factor humano, en el que la existencia de mano de obra barata es solo importante en aquellas actividades que exigen un uso intensivo de este factor, y que no puede ser sustituido fácilmente por tecnología. En la mayor parte de la actual industrial es mucho más importante la cualificación.
En algún medio he leído que otra de las ventajas portuguesas son las facilidades burocráticas e incentivos, es decir disponen de un marco político favorable.
Veamos ahora hechos concretos derivados de la política industrial de la Xunta, más que inexistente negativa. Uno que salta a primera vista, y que agrupa la totalidad de lo que no hay que hacer en los marcos físico y político: la PLISAN. Después de lustros de anuncios de “acciones inmediatas”, hoy no dispone ni de accesos adecuados a la autovía y al ferrocarril, ni de suministro de energía garantizado, ni depuradora (he leído que se licita este año) y lo que es más importante está pendiente de trámites administrativos y judiciales. Para hacerse una idea de los que podría suponer haber dispuesto de una plataforma logística en el entorno de Vigo un ejemplo: los costes logísticos de la principal factoría de sur de Galicia multiplican por tres los salariales, incluidas las cargas sociales.
Entre los sectores que, a la llegada del actual gobierno de la Xunta, tenía un desarrollo claro era el eólico, había factorías, con tecnología propia, acreditadas a nivel mundial, prácticamente de todos los componentes de los generadores, con pequeñas excepciones, pues bien una de las primeras decisiones fue la de anular el concurso eólico de la Xunta anterior, hoy existe sentencia del Tribunal Supremo que califica de ilegal la anulación y en consecuencia se prevén indemnizaciones a los perjudicados.
Respecto a la importancia de la cualificación de la mano de obra, imprescindible para competir en el marco del factor humano en la sociedad postindustrial de la globalización, una sola pregunta: ¿Qué se está haciendo para evitar que el 83% de los jóvenes estudiantes gallegos tengan como objetivo declarado la emigración?
Por cierto una curiosa observación, en automoción la implantación, en el norte de Portugal, de 25 a 30 factorías filiales de las  multinacionales dedicadas a la fabricación de componentes del automóvil, que junto con las existentes en el sur de Galicia suman 108 y que suministran a  80 o 90 países, ha conseguido dos efectos positivos, uno: ha contribuido a crear la imprescindible masa crítica para estabilizar el sector en estos lares, y dos: ha impedido o dificultado  que se extendiera un proceso de  deslocalización, hacia otros países menos desarrollados.
Digo yo, que algo deben estar haciendo mejor los gobernantes lusos que los gallegos, para que las decisiones de inversión los favorezcan, y ya hemos visto que la política industrial  es compleja y tiene muchos más factores que mano de obra y suelo baratos, quizá que un lado del rio Miño existe una política definida y activa, y en el otro ni está, ni se espera.

sábado, 8 de julio de 2017

EL NODO Y LA RAZÓN



“PERIODISMO es publicar lo que alguien no quiere que publiques. Todo lo demás son relaciones públicas”. George Orwell puede ser perfectamente el autor de esta breve, concisa y demoledora cita. Periodista, ensayista, crítico y novelista, al autor inglés también se le atribuye la siguiente frase: “En tiempos de engaño universal, decir la verdad se convierte en un acto revolucionario”.

George Orwell





EL NODO Y LA RAZÓN

Para mejor comprender el binomio NODO/LA RAZÓN, es preciso explicar algunos conceptos básicos, además de contar con la opinión de George Orwell: La Constitución Española garantiza los derechos a la libertad de prensa (Art. 16). Y el derecho a recibir la información veraz por cualquier medio de difusión (Art. 20). De aquí surge una evidencia. Los Medios de Comunicación deben de ser implacables con la crítica al poder político, es decir, a los tres poderes del Estado, y de forma muy fehaciente con el poder oligárquico financiero y energético. Sin olvidar el poder del IBEX-35. Una prensa financiada por estos poderes, jamás, puede respetar los derechos constitucionales de los ciudadanos. Cuando la prensa no está al servicio de los ciudadanos, está al servicio del Gobierno.



En la época de la Transición los tres poderes del Estado y el llamado Cuarto Poder, acuñaron el vocablo llamado consenso, que dejó impune el genocidio franquista, silenciando los desmanes del Rey y el terrorismo de los GAL, es decir terrorismo de estado. La información veraz fue secuestrada para que no llegara al pueblo. Un tipo de prensa se dedicaba a las intrigas palaciegas y a la conspiración casi permanente. Otra, sin embargo, mantenía un maridaje entre el grupo PRISA y el Gobierno. Hasta llegaron a escribir un libro Cebrián y González. El corporativismo de la prensa ha evitado la crítica y la autocrítica. Como resultado de esta forma de entender el derecho a la información, los medios han constituido una especie de brigada de propaganda para elevar a la categoría de dogma las bondades de la Santa Transición. Formadas estas barricadas del PP y trincheras del franquismo por: las Musas del Partido Popular, los Voceros del Régimen del 78 y los Boceras del Reino. Las redacciones de los periódicos marcan la doctrina y las consignas, para que los canales de televisión y emisoras de radio, divulguen los mensajes más favorables para la política de Rajoy y sus secuaces, que a su vez escriben al dictado de la oligarquía dominante desde antaño: 1936, 1939, 1975, 1978, y 2017.



La polea de transmisión, por ejemplo, entre Antena 3 y LA RAZÓN, es un esperpento formado por farsantes de la información e impostores del periodismo más elemental. Pero el disparate cometido en el pasado entre Cebrián y González, no tiene parangón con el contubernio que tiene el Gobierno con LA RAZÓN. La utilización del término, contubernio, ha sido decidido después de comprobar que las tres o cuatro acepciones de que dispone este vocablo, definen perfectamente la corrupción informativa de ambas entidades.

Después de analizar la tesis doctoral del profesor Carlos Pulpillo Leiva de la Universidad Rey Juan Carlos, y haber escudriñado la hemeroteca del NODO, he llegado a la conclusión que el NODO, es decir, NOTICIAS Y DOCUMENTALES de propaganda del régimen del Caudillo de España, que lo fue por la Gracia de Dios, en unión del periódico LA RAZÓN, forman un tándem perfecto de propaganda del franquismo actual. Es una vergüenza que el diario preste sus instalaciones para que el Régimen del 78 divulgue y propague el testamento del general golpista: ESPAÑA ES UNA GRANDE Y LIBRE. Como consecuencia hay que ensalzar a la oligarquía que apoyó el golpe contra la República, fomentar el Nacionalcatolicismo, cuya Iglesia bendijo la Cruzada y por último, ensalzar a los cómplices de la Santa Transición, que dejaron impune los crímenes de la dictadura.

El milagro de la Transición ha logrado una amnesia general de nuestra Memoria Histórica. Gracias a la Justicia Universal, las víctimas del franquismo están pudiendo reconocer a su muertos. Gracias a la Justicia Argentina porque España renunció al principio de Justicia Universal. Otro de los logros de la Transición ha sido que los Medios de Comunicación no hicieran su trabajo que es servir a la población con la verdad.