Páginas

martes, 18 de octubre de 2016

LOS IMPOSTORES DEL PERIODISMO




Pablo Iglesias

Por Pedro Taracena Gil

En España no existen auténticos periodistas. Los medios de comunicación, tanto públicos como privados, están en manos de la oligarquía franquista. Sí, la oligarquía que dio el golpe de estado que derrocó a la República, la misma que provocó un enfrentamiento fratricida, la misma que implantó la dictadura, la misma que dio cumplimiento al testamento del Caudillo de España, con una transición amañada. La misma que tuteló todos y cada uno de los artículos de la Constitución y dejó impune el genocidio franquista, la misma que tiene amordazada a la prensa y la misma que no quiere que UNIDOS PODEMOS alcance ninguna cota de poder.
Todos los medios de comunicación tienden una malla de propaganda tóxica y embustera para sostener y no enmendar al corrupto régimen del 78. De no existir las Redes Sociales, las Musas del Partido Popular, los Voceros del Régimen del 78 y los Boceras del Reino, España sería una copia exacta del régimen franquista del Movimiento Nacional, surgido el 18 de Julio de 1936.




Como ciudadano les detesto y aborrezco por la farsa que tienen montada para acorazar a la mafia criminal del franquista Partido Popular. La independencia del poder político y financiero es una mentira. La crítica y la autocrítica brillan por su ausencia. El corporativismo es su principal vicio. La monarquía no tiene corte, pero tampoco la necesita.  Los periodistas son encubridores y aduladores de los desmanes de la familia real. LA RAZÓN, el ABC, EL MUNDO, EL PAÍS, ANTENA3, TELE5, LA SEXTA, LA SER, LA CUATRO y por supuesto los canales de titularidad pública, mantienen un contubernio no escrito, pero muy bien articulado para que el bipartidismo del PP-PSOE, sigan alternativamente en el poder. Todos contra UNIDOS PODEMOS y contra el derecho a decidir de catalanes y vascos.




En las democracias más avanzadas, a la prensa se le ha venido denominando como el cuarto poder. Después de establecer que el estado se cimenta sobre la división de poderes, adjudicar la denominación de cuarto poder del estado a la prensa, no es ninguna decisión ingenua y tampoco está exenta de intencionalidad. En el mejor de los casos la prensa desea controlar al gobierno, intervenir en su agenda e influir y manipular sus decisiones, mediante lobbys o  grupos de presión mediáticos o económicos.  Durante la transición en España la Constitución vino a restaurar el Estado de Derecho quebrado por la dictadura. El cuarto poder estuvo repartido en dos bloques, los partidarios de la derecha franquista y los que se homologaron con los demócratas emergentes. Pero en la actualidad la oligarquía franquista ha impuesto su cuarto poder, alineando en la misma ideológica a todos, tanto el espectro político como el mediático. Y todos contra UNIDOS PODEMOS. El PSOE y el PP establecerán de forma torticera y fraudulenta la gran coalición. En nuestros días España goza de una prensa que practica dos virtudes: Inercia e inmovilismo. Inercia de la transición e inmovilismo franquita. La prensa lejos de controlar al Gobierno, entona loas a los éxitos de un gobierno corrupto, sostenido por un partido corrupto, que ha sido  votado y elegido por ciudadanos cómplices y conscientes de la corrupción. Todos los medios de comunicación han emprendido una cruzada de calumnia, acoso y derribo a la coalición UNIDOS PODEMOS. Las Redes Sociales son las que están salvando la libertad de expresión y de información. Y algún que otro periódico digital.




Los ciudadanos deseamos solamente conocer los hitos y eventos que se produzcan en nuestro país, en vivo y en directo. No queremos que ningún busto parlante de la pequeña pantalla, nos repita lo que estamos viendo y oyendo. Tampoco necesitamos el análisis, la valoración o la opinión de los ignorantes y mal educados tertulianos. Que disponen de la misma información que los televidentes. Y lo que es más grave, es que antes de que hablen ya se sabe qué consigna propagandista van a proclamar. El pueblo español es adulto y tiene una opción formada y no esperamos a que el Ferreras, el Marhuenda o el Inda de turno, nos adoctrinen. Los moderadores, presentadores y directores de los programas, son los mayores impostores del periodismo. En España no existe la prensa libre e independiente.







Las Musas del Partido Popular


No hay comentarios:

Publicar un comentario